Administrar

Crónica de antaño - Es Jonquet

plaguetes | 30 Juliol, 2008 08:34

BARTOMEU BESTARD (*) En 1964, la mayor parte del casco antiguo de Palma fue declarado Conjunto Histórico y está inscrito en el Registro de Bienes de Interés Cultural. En 1981, también se inscribieron en dicho Registro los molinos harineros de la calle Industria. Este año se ha incoado el expediente para declarar Bien de Interés de Cultural la barriada del Jonquet, un núcleo, que como veremos, es histórico y que merece todo el cuidado de los palmesanos y sus instituciones.
La barriada del Jonquet forma parte, desde sus orígenes, del barrio de Santa Catalina. Hasta pocos años después de la conquista de 1229, esta zona sólo era un camino, el de Porto Pi, que comunicaba la ciudad con el Poniente mallorquín. También se tiene documentado un cementerio judío ("Es Fossar des Jueus") que debió estar ubicado en la actual desembocadura de la Riera, a la altura del baluarte de Sant Pere. Con el "Repartiment" que hizo Jaime I con los magnates, los terrenos que ocupan actualmente el barrio de Santa Catalina quedaron incluidos dentro de la Baronía del obispo de Barcelona, aunque una parte importante de la barriada del Jonquet quedó excluida de esta jurisdicción al dar orden, el mismo rey Jaime I, que la zona marítimo-terrestre del barrio fuese zona comunal. Los ermitaños fueron los primeros pobladores de la zona y pronto construyeron un eremitorio -en las inmediaciones de la iglesia parroquial de San Magín- que rápidamente se convirtió en asilo de huérfanos. El centro era conocido como el "Hospici dels Òrfens". Hacia 1343, el rico mercader Ramon de Salelles, cumpliendo una promesa, fundó el Hospital de Santa Catalina, bautizando el nuevo arrabal que se iba creando en esta zona extramuros. También durante esta centuria se tienen documentados los primeros molinos del Jonquet. En 1460 el Hospital de Santa Catalina se trasladó al Hospital General, quedando el "Hospici dels Òrfens" como centro aglutinador del barrio. Precisamente, es en esta época cuando se debió comenzar a expandir el barrio por la parte del Jonquet, concretamente por "Es Terré", que es la zona del teatro "Mar i Terra".
Es Jonquet, topónimo que hace referencia al lugar en donde nacen los juncos ("joncs"), se sitúa sobre una plataforma que describe una ligera pendiente ascendente hacia el mar hasta llegar a unos acantilados -que hasta la década de los años 60 precipitaban hacia el mar- hoy convertidos en taludes que asoman a los jardines del Paseo Marítimo. El límite de la barriada lo marca la calle de Sant Matgí, la vía Argentina, la calle Monseñor Palmer y el Paseo Marítimo. Entre los siglos XVII y XVIII el barrio se parceló por primera vez, lo que provocó que se fuese configurando su singular morfología urbana. Ésta se formó a partir de la calle de Sant Matgí, de la cual fueron saliendo callejuelas irregulares y estrechas, algunas peatonales, y que se articulaban formando pequeñas plazas. Esta descripción del entramado urbano se ha mantenido hasta hoy. El barrio fue ocupado sobre todo por marineros, aunque también había molineros y cordeleros.
La imagen más típica del Jonquet es aquella en dónde aparece el acantilado coronado por los molinos de viento harineros. Los dibujos y fotografías al respecto son innumerables. Si uno mira planos antiguos llega a contar hasta nueve molinos que recorren el "sky line" del Jonquet. Los nombres de algunos de ellos han pervivido hasta hoy: "en Gelós", "La Garriguera", "en Budellet", "d´en Carreres", "Nom de Déu" y "d´en Garleta".
Otra imagen ligada a la barriada del Jonquet son sus lavaderos "es Rentadors", antiguamente ubicados en la desembocadura de la Riera y que a finales del siglo XIX se desplazó unos metros junto a un varadero -"escar", hoy convertido en lugar de ocio-, construyéndose un edificio municipal para mejorar el servicio.
Otro edificio singular es el Teatro "Mar i Terra". Sus orígenes se remontan a 1898 momento en el cual se fundó la sociedad recreativa, pero en 1900 se convirtió en una sociedad de socorros mutuos que tenía como objetivo ejercer la beneficencia. Al mismo tiempo la sociedad tenía un carácter lúdico e instructivo. Disponía de un teatro, biblioteca, se organizaban conferencias. En 1906, la comunidad de Hermanas Franciscanas estableció una casa cuna en la planta baja. En 1907, la Congregación Mariana, dirigida entonces por don Antonio Massot, alquiló los locales del "Mar i Terra" para poder llevar a cabo sus actividades con los jóvenes: obras de teatro, talleres, conferencias? En 1916, el edificio pasó a ser Escuela Nacional para niños y a partir de 1935 fue denominado Colegio Público Jaume I. Este edificio fue el primero de la zona en ser destinado a ocio y cultura. Hay una leyenda en el barrio que cuenta que en un día Julio Verne asistió al teatro, invitado para ver la escenificación de una de sus obras. Actualmente el edificio está muy deteriorado, aunque el Ayuntamiento de Palma procederá en breve a su restauración.
El Bahía Palace, hotel representativo del "boom" turístico de los años sesenta, el Hostal Cuba, los aljibes, Can Figuerola, la Ferretería la Central? son otros elementos singulares del Jonquet que merecen nuestra atención. Si nuestros padres se divirtieron en Jack el Negro, nuestra generación en Babel´s y alrededores, ahora nuestros hijos tendrán la ocasión de poder pasearse por una barriada que habrá mejorado, eso si, sin perder su fisonomía.

(*) Cronista oficial de la ciudad

Diario de Mallorca 27/07/08

Comentaris

Afegeix un comentari
 
Powered by Life Type - Design by BalearWeb - Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS